Dark Souls Remastered Network Test: primeras impresiones

0
11

El test se desarrolla en una parte concreta del mapeado. En este caso, comenzamos en la Parroquia de los no muertos, desde la que podremos avanzar hasta el combate con las Gárgolas del Campanario, con las que nos podremos enfrentar, por supuesto.
Al iniciar el test, se nos da a elegir entre varios personajes con equipos y habilidades diferentes, lo que es un detalle para lo que vendrá luego: el PvP. Y es que el test está sin duda enfocado en probar este aspecto del juego.


Lógicamente, en lo primero que va a fijarse cualquier fan de la saga es si hay o no una mejora gráfica con respecto al juego original. Bien, el test muestra exactamente lo que vimos recientemente: sí es cierto que hay un cambio sobre todo en temas de iluminación y depurado de las texturas en general, eso sí, sin llegar a ser nada del otro mundo (mucha crítica se ha oído al respecto sobre que se trataba del Dark Souls original con DSFix).

Durante nuestro camino hasta el combate con el jefe hemos podido encontrar un gameplay fluido y estable, sin caídas de FPS en ningún caso. Sí nos hemos encontrado algún que otro bug (algún enemigo flotando), pero nada que pueda resultar preocupante en ningún caso.
En general, las invocaciones son mucho más rápidas que en el juego original y, dada la cantidad de gente jugando, totalmente instantáneas. La fluidez de las invocaciones y las invasiones son fundamentales para darle vida al título más allá de su historia principal, por lo que es importante que este apartado esté pulido, como hemos visto que así era efectivamente. Los servidores estaban a reventar y la experiencia fue sólida en todo momento. Además, como ya sabíamos, el multijugador tiene una capacidad para seis personas. Funciona a la perfección, sin lag, sin caídas y sin bajadas de FPS.

En cuanto al PvP propiamente dicho, en Dark Souls Remastered vamos a encontrar exactamente el mismo sistema que en el título original, con el único añadido de que obtendremos frascos de estus al matar invasores, además de almas y humanidad.

El gameplay de Dark Souls Remastered es exactamente el mismo que en en el original: los backstabs son como siempre han sido en el original, cosa que sufrirán aquellos que vengan de Dark Souls 3 (no, no vamos a deciros más, en Dark Souls uno aprende mordiendo el polvo), las direcciones en las que podemos rodar son también las mismas y en general la experiencia de combate será exactamente igual.
Temas como los toggle escapes (evitar un stun cambiando de arma), los dobles backstabs, spell cancels (cancelar el lanzamiento de un hechizo) etc, permanecen tal y como los conocemos. Sí han corregido aspectos como los dead angles (ángulos muertos) , el glitch con el que se duplicaban objetos (para conseguir más almas, por ejemplo), o el moveswap (con el que podíamos llegar a duplicar el daño producido).

Lo mostrado en el network test de Dark Souls Remastered nos deja con la certeza de que encontraremos exactamente eso: una remasterización con un par de retoques. Para los amantes de la saga, será una excusa para volver a Lordran y encontrar de nuevo una comunidad activa en esas tierras. Para los novatos, una gran oportunidad de conocer Dark Souls tal y como fue concebido sin tener que sufrir las caídas de FPS que hubo en su día. Que no es poco.